Sobre la Imagen de Nuestra Señora de la Consolación en Táriba, y su Relicario